Historia acerca de las viguetas para losas

viguetas prefabricadas

En Compre ponemos a su alcance viguetas prefabricadas de la más alta calidad para satisfacer los requerimientos de todo tipo de proyectos de construcción. Con más de 30 años de experiencia, hoy en día contamos con dos plantas de producción de vigueta de alma abierta, de vigueta pretensada y de otros productos que se adaptan a las distintas necesidades del mercado.

Fueron necesarias décadas para el desarrollo de los prefabricados de concreto Monterrey disponibles en la actualidad. En la posguerra, los pisos y losas en las viviendas comúnmente se construían con madera, hormigón o cerámica. Si bien, las viguetas de piso de madera eran muy populares a principios del siglo XX, fueron reemplazadas por pisos de concreto reforzado. Para evitar la difícil y costosa construcción del encofrado que se requiere para hacer pisos de concreto colado in situ, los pisos construidos con elementos prefabricados ganaron terreno.

Numerosas empresas de construcción desarrollaron tales sistemas de piso, que incluían losas de núcleo hueco y sistemas de piso de viga y bloque o sistemas que combinaban elementos prefabricados y fundidos in situ. Los materiales que utilizaron variaron, desde concreto liviano, concreto reforzado, concreto pretensado y cerámica, hasta combinaciones entre ellos.

Además, los sistemas se centraron en diferentes aspectos de la prefabricación y su implementación en el patio de construcción, lo que condujo a una amplia gama de posibles beneficios y campos de aplicación. En general, la facilidad con la que se podían construir los pisos, la capacidad de carga adecuada las propiedades de aislamiento térmico y el bajo peso, fueron factores decisivos cuando aparecieron.

Primeros sistemas de pisos prefabricados y su desarrollo

Los sistemas de pisos prefabricados ya se habían introducido antes de la Segunda Guerra Mundial. Estos variaban desde sistemas de vigas y bloques, losas de núcleo hueco (con típicamente solo un núcleo hueco, a diferencia de las utilizadas en la posguerra con varios núcleos huecos adyacentes en el interior), y losas prefabricadas hechas con ladrillos huecos. Cada sistema afirmaba ser más barato, y más rápido y fácil de construir que el resto. Sin embargo, casi ninguno de estos sistemas duró más de unos pocos años, o desapareció después de la Segunda Guerra Mundial.

Durante el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, se produjeron cambios importantes en los métodos de producción, materiales de construcción y equipos técnicos, tanto en la fábrica como en el sitio de construcción. Los fabricantes de los dos principales sistemas de pisos prefabricados, vigas y bloques y losas de núcleo hueco respondieron de manera diferente a los cambios en la industria de la construcción.

Los sistemas de piso de vigas y bloques, que a menudo estaban patentados, seguían siendo considerados sistemas, lo que significa un conjunto fijo de elementos para combinar en una configuración típica, con características y dimensiones específicas. Los componentes casi nunca se utilizaron para otros fines o en combinación con otras marcas o productos. Las losas de núcleo hueco, por otro lado, eran elementos de construcción más genéricos, no siempre vinculados a un sistema específico. La conexión de estas losas con otros elementos o partes del edificio generalmente se realizaba por medio de un piso de juntas o soleras en concreto o mortero.

Las primeras especificaciones para construcción

viguetas prefabricadas

A medida que los sistemas y las marcas de elementos de piso prefabricados proliferaron en el período de posguerra, también lo hizo la necesidad de directrices y descripciones generales. En Europa se emitieron especificaciones para la construcción de edificios privados y dedicaban un capítulo a los pisos de carga y cubría elementos prefabricados en arcilla cocida y hormigón.

Dichos elementos incluidos en las vigas o losas de una mano, que contribuyeron o explicaron por completo la capacidad de carga del piso, y, por otra parte, los bloques que pueden o no contribuir a la capacidad de carga del piso. Todos los elementos generalmente estaban conectados monolíticamente con hormigón armado o mortero, en las juntas entre los elementos y posiblemente con una capa de compresión adicional o piso de solera.

Las especificaciones identificaron cinco categorías de pisos con elementos prefabricados, clasificados según los tipos de elementos utilizados y cómo se combinaron. La primera categoría, «vigas o losas adyacentes», incluía las típicas losas de núcleo hueco: las vigas o losas prefabricadas se colocaron una al lado de la otra, y las juntas relativamente pequeñas entre ellas se rellenaron con mortero u hormigón armado. La segunda categoría eran los sistemas de «haz y bloqueo». Este tipo combinaba viguetas prefabricadas con una brida inferior ensanchada, sobre la cual podían descansar los bloques prefabricados.

La diferencia entre la segunda y la tercera categoría, «bloques de viga y relleno», era que, en este último, los perfiles de las vigas y los bloques de relleno no estaban ajustados entre sí, ya que no se tocaban. En ambos sistemas, las juntas se rellenaron con mortero u hormigón reforzado y se pudieron terminar con una capa de hormigón o mortero in situ reforzado.

Las categorías cuarta y quinta tenían vigas in situ fundidas y bloques prefabricados. En la cuarta categoría, «vigas in situ y bloques prefabricados», las vigas se fundieron primero y los bloques con una sección transversal correspondiente se colocaron después, y las juntas se rellenaron con mortero. En la quinta categoría, «piso acanalado con bloques de relleno», los bloques de relleno se colocaron primero, uno al lado del otro, como encofrado permanente. La brida inferior de los bloques de relleno era más ancha, por lo que se crearon ranuras. Cuando se colocaron barras de refuerzo o alambres de pretensado y estas ranuras se rellenaron con concreto, y la superficie superior de los bloques se cubrió con una capa de concreto, se creó un piso acanalado in situ.

Esta clasificación sólo tuvo en cuenta el concepto estructural y la forma básica de los elementos, pero no los materiales utilizados. De hecho, todos los elementos en cada categoría, excepto los elementos in situ fundidos, podrían construirse en cerámica, concreto regular, reforzado o pretensado y concreto liviano, así como combinaciones de ellos. Las cinco categorías de sistemas de piso tenían que cumplir con los mismos estándares de rendimiento.

Con respecto a la ejecución o instalación de pisos en las cinco categorías, los de la tercera y cuarta categoría tenían un inconveniente importante: requerían encofrados y encofrados elaborados. Esto anuló uno de los beneficios importantes reclamados para los sistemas de pisos prefabricados: instalación fácil y rápida.

En consecuencia, estos dos sistemas eran mucho menos populares que las losas de núcleo hueco, los sistemas de vigas y bloques y los pisos acanalados con bloques de relleno. Además, este último no se usaba comúnmente en viviendas, porque tales pisos acanalados generalmente se construían como parte de estructuras de hormigón in situ fundidas y se usaban generalmente para grandes tramos y pisos que se extendían en dos direcciones.

En futuras publicaciones en este blog encontrará más información acerca de la historia de losas prefabricadas Monterrey y otros elementos empleados en construcción.

Les recordamos que si buscan viguetas prefabricadas, en Compre ponemos a su alcance las de más alta calidad. Para solicitar información detallada acerca de nuestros productos pueden llamarnos a los teléfonos (81) 8123 3009, (81) 8123 3019, (81) 98 1823 3029, (81) 1453 0078 y (81) 8123 3798 en México o a través de nuestro correo electrónico en Colombia, con gusto los atenderemos.

Deja un comentario